Glándula suprarrenal. Carcinoma suprarrenal

Introducción

Se trata de un tumor maligno primario de la glándula suprarrenal y es el menos frecuente de los tumores endocrinos malignos.

Es muy agresivo y entre el 40% de los pacientes tienen metástasis o invasión de estructuras vecinas en el momento del diagnóstico.

Es más frecuente en mujeres.

La sintomatología que puede producir puede ser de varios tipos:

  • Aumentando la secrección hormonal de la glándula
  • Como una tumoración palpable en el abdomen, cansancio y pérdida de peso
  • Como incidentaloma suprarrenal (descubierto accidentalemente con una prueba de imagen realizada por otro motivo)

Pruebas complementarias:

Con una serie de datos clínicos como son una masa abdominal palpable, pérdida de peso,fiebre...debemos realizar una prueba de imagen como TAC o Resonancia para diagnosticarlo.

Nos dará información imprescindible además sobre la existencia de adenopatías, metástasis (hígado, pulmón y hueso) o invasión de estructuras vecinas.

Técnica quirúrgica:

La cirugía es el único tratamiento curativo del carcinoma suprarrenal, aunque no siempre sea posible.

En el carcinoma suprarrenal, debe emplearse una técnica quirúrgica, que ante todo nos permita una extirpación en bloque y una adecuada exposición del tumor.

También nos debe permitir la resección de estructuras vecinas si estuvieran afectadas.

Por ello, y sobre todo cuando se trata de tumores grandes y con sospecha se extensión local, es más frecuente usar la vía abierta que en otras patologías benignas.

La resección completa del tumor debe intentarse siempre, ya que es el factor que influye más en la superviviencia del paciente. Ello supone a veces tener que realizar además la extirpación del riñón, de parte del páncreas o incluyo de un segmento de vena cava.

Las adenopatías, presentes en hasta un 40% de los casos, deben ser también resecadas con el tumor.

 

Postoperatorio

Al ser debido a una patología maligna, el postoperatorio en estos casos, suele ser más complejo que en pacientes con patología suprarrenal benigna.

Depende también del grado de extensión tumoral y si se ha tenido que realizar la extirpación de otras estructuras, además de la glándula y el tumor.

Lógicamente, cuanto más agresiva ylarga haya sido la cirugía, más riesgo existe de complicaciones, como infección de herida y sangrado.

Preguntas frecuentes:

¿Es necesario el tratamiento quimioterápico tras la cirugía?

Tras la cirugía, si el tumor no ha podido ser resecado completamente o existen metástasis  a distancia, es necesario iniciar tratamiento quimioterápico con mitotano.

En pacientes en los que la resección tumoral es posible, el tratamiento con mitotano no parece estar indicado.

Para darte un servicio más personalizado utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies Cerrar