Glándula suprarrenal. Síndrome de Cushing. Hipercortisolismo

Introducción:

Es debido a un exceso de producción durante tiempo prolongado de glucocorticoides, en la hipófisis  (es otra glándula situada en la cabeza) o en la glándula suprarrenal.

Es poco frecuente (aparece un nuevo caso al año por cada 100.000 habitantes al año) y supone el 0.2% de las causas de hipertensión arterial en la población general.

Se manisfiesta con los siguientes síntomas:

  • Obesidad (cuerpo gordo y piernas delgadas) y cara de luna llena (redonda)
  • Hipertensión arterial
  • Diabetes
  • Cansancio y debilidad muscular
  • Aumento del vello corporal ,estrías en la piel y acné.

 Pruebas complementarias:

Se debe realizar una determinación de cortisol en orina de 24 horas o bien otra prueba llamada test de frenación.

Las técnicas de imagen que más rentables y útiles son  la Tomografía Axial Computerizada  (TAC) y la Resonancia Magnética (RMN).

Ambas nos aportan información exacta y fiable de la existencia de un cambio en el tamaño o en la forma de la glándula.

Técnica quirúrgica:

La extirpación de la glándula enferma (adrenalectomía) es la técnica de elección. Si las dos glándulas están enfermas la adrenalectomía debe ser bilateral.

La vía de elección en la actualidad es la vía laparoscópica y siempre bajo anestesia general, siendo consciente de que siempre podemos recurrir a la vía abierta si es necesario.

El paciente, tras ser intubado debe ser colocado tumbado sobre el lado contrario a la glándula que se va a extraer.

Justo antes de comenzar la cirugía se administra una dosis de antibiótico adecuada para prevenir las infecciones, así como una dosis de heparina 12 horas antes para prevenir la trombosis.

Básicamente los gestos quirúrgicos que se realizan para extraer la glándula en vìa laparoscópica y abierta son muy parecidos. Lo que cambia es la vía de abordaje, claramente más beneficiosa para el enfermo la vía laparoscópica.

Postoperatorio:

Para evitar tras la intervención el efecto contrario, es decir, un descenso brusco de los niveles de cortisol al haber extraído una de las glándulas, debe administrarse, al principio, tratamiento con corticoide intravenoso, para luego ir disminuyéndola progresivamente.

Si se han extraído las dos glándulas el tratamiento con corticoides debe ser crónico.

Las complicaciones más frecuentes de esta cirugía son:

  • infección de herida quirúrgica
  • riesgo de embolismo pulmonar
  • complicaciones respiratorias

Todas ellas se han reducido desde la introducción de la vía laparoscópica.

Los resultados curativos de la vía laparoscópica son similares que la cirugía abierta, con menos dolor tras las cirugía, menos estancia hospitalaria y menos tiempo de recuperación.

A pesar de estos incovenientes, la cirugía del adenoma suprarrenal es muy beneficiosa y necesaria, ya que  mejora gradualmente la sintomatología. Las alteraciones clínicas y metabólicas desaparecen en 4-6 semanas.

Preguntas frecuentes

¿Siempre es benigno el síndrome de Cushing?

No tiene por qué siempre de origen benigno. Un aumento de producción de cortisol por la glándula puede ser debido a diferentes causas.

Puede ser por aumento del número de células, conocido como hiperplasia suprarrenal (benigno), a un tumor benigno (adenoma suprarrenal), o por el contrario a una degeneración maligna de sus células llamada carcinoma suprarrenal.

¿Se debe usar la vía laparoscópica en todos los casos?

Las contraindicaciones de la vía laparoscópica son las mismas que para el resto de las demás cirugías (alteraciones respiratorias importantes, patología cardíaca, multioperado vía abierta...).

El hecho de que se trate de patología maligna no contraindica la laparoscopia.

Por lo tanto, siempre se debe intentar comenzar la intervención por vía laparoscópica si no hay contraindicaciones mayores.

Para darte un servicio más personalizado utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies Cerrar