Glándula suprarrenal. Feocromocitoma

Introducción:

            El feocromocitoma es un tumor de la médula suprarrenal productor de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina). La producción en exceso de estas sustancias  pueden precipitar una crisis hipertensiva  o una arritmia cardíaca letal.

La forma habitual es que no tenga asociación genética y que afecte a una sóla glándula.

Otras veces son hereditarios formando parte del Síndrome MEN.

Existe el denominado feocromocitoma maligno que se caracteriza por invadir estructuras vecinas y producir metástasis a distancia.

            Se calcula que aparecen 1 ó 2 nuevos casos diagnosticados por cada 100.000 adultos al año. Son responsables del 0.1 al 1% de las crisis hipertensivas.

La sintomatología que produce se caracteriza por:

  • Hipertensión arterial y crisis hipertensivas. Es lo más frecuente.
  • Alteración de la frecuencia cardíaca (arritmias)
  • Aumento de los niveles de glucemia
  • Ansiedad
  • Dolor abdominal provocado por el tumor

Pruebas complementarias:

En los pacientes con sospecha clínica o antecedentes familiares deben determinarse los niveles en sangre de catecolaminas.

Las pruebas de imagen más útiles y accesibles para determinar la localización del tumor son la Resonancia Magnética y el TAC.

Técnica quirúrgica:

                        Para evitar que se produzca durante la intervención crisis hipertensivas o arritmias por la manipulación tumoral durante la cirugía, es necesario, los días previos a la intervención la administración de médicación específica.

Los principios quirúrgicos básicos consisten en la extirpación completa del tumor, con una mínima  manipulación para evitar crisis hipertensiva.

Se deberá realizar la extirpación completa de la glándula suprarrenal afecta.

El abordaje laparoscópico hoy en día es el que debe emplearse. La colocación de trócares y la posición del enfermo es similar a la anteriormente descrita en el síndrome de Cushing.

Si el feocromocitoma es maligno debe realizarse también la extirpación, si es posible, de las estructuras afectadas por él.

 

Postoperatorio:

            La recuperación del paciente, suele ser temprana, sobre todo si la cirugía se realiza  por vía laparoscópica.

Si se realiza vía abierta, la recuperación será más lenta.

Habitualmente el alta hospitalaria se realiza a los 3-4 días.

            Lo normal es que tras la cirugía, la clínica desaparezca inmediatamente tras la misma, con normalización de las cifras de tensión arterial. El paciente se recupera tempranamente.

Si el feocromocitoma no ha podido ser resecado por completo, más frecuente en casos de feocromocitoma maligno, se debe mantener el tratamiento médico para evitar las crisis hipertensivas.

            El riesgo de infección de herida, sangrado y complicaciones mayores es poco frecuente.

Preguntas frecuentes:

¿A quién debe realizarse pruebas de cribaje para el feocromocitoma?

Se debe realizar a paciente con crisis de HTA repentina, que no responde al tratamiento y en casos de hipertensión arterial intermitente.

También debe realizarse en pacientes con síntomas episódicos de HTA, cefalea y taquicardia

¿Qué es el feocromocitoma maligno?

El diagnóstico de malignidad en el feocromocitoma se establece en base a la invasión tumoral de estructuras adyecentes, a la reaparición del mismo tras la cirugía al cabo del tiempo, y a la existencia de metástasis.

Las metástasis se localizan sobre todo en glanglios, hígado, hueso, pulmón e hígado. 

Para darte un servicio más personalizado utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies Cerrar